Biosfera

Bebé Yinglian, el embrión de oviraptorosaurio fosilizado

El hallazgo de un embrión de  fosilizado justo antes de salir del huevo permite a los investigadores estudiar su postura prenatal, que resulta ser sorprendentemente parecida a la de las aves actuales. El fósil, apodado ‘Bebé Yinglian’, es uno de los ejemplares de embrión de terópodo mejor conservado que se han encontrado.

A lo largo del último siglo se han descubierto muchos huevos de dinosaurio fosilizados, pero encontrar uno con un embrión bien conservado en su interior es bastante excepcional.

A finales de 2021, un equipo de investigación ha descrito un embrión perfectamente conservado dentro de un huevo fosilizado, con una edad estimada de entre 72 y 66 millones de años, descubierto en el sur de China. Los detalles se publican en la revista iScience.

Este espécimen está entre los embriones de dinosaurio mejor conservados que se han encontrado; su postura dentro del huevo es similar a la de un pájaro moderno a punto de eclosionar, lo que indica una potencial similaridad en el comportamiento previo a la eclosión entre este dinosaurio y las aves modernas.

Una postura similar a la de las aves

La distintiva postura que adquiere un ave justo antes de salir del huevo se creía única de los pájaros, pero gracias a este descubrimiento, ahora se cree que este comportamiento postural prenatal pudo originarse entre los terópodos no avianos durante el cretácico, según los autores. Los científicos resaltan que en las aves modernas, esta postura se alcanza al final de la incubación, y se asocia al “plegamiento” —un movimiento embrionario controlado por el sistema nervioso central que es fundamental para el éxito de la eclosión—, ya que los embriones que no alcanzan esas posturas tienen más posibilidades de morir por no haber podido romper el huevo.

Un fósil redescubierto

El trozo de roca que contenía el espécimen—apodado ‘bebé Yinglian’ — fue adquirido en el año 2000 por el director de una empresa minera china llamada Yingliang Group, que sospechaba que podía contener huevos fósiles en su interior.

El ejemplar acabó finalmente en un almacén de la empresa, hasta que diez años después, durante la construcción de un Museo de Historia Natural de la Piedra financiado por el conglomerado minero, trabajadores del mismo lo redescubrieron; un hecho que parece repetirse a menudo en la historia de la paleontología.

El Yingliang ha sido identificado como un oviraptorosaurio por su cráneo profundo y sin dientes. Los oviraptorosaurios son un grupo de dinosaurios terópodos emplumados, estrechamente relacionados con las aves actuales, conocidos en el Cretácico de Asia y Norteamérica.

Es probable que sus formas de pico y tamaños corporales variables les permitieran adoptar una amplia gama de dietas, incluyendo la herbívora, la omnívora y la carnívora.

Para los firmantes del estudio, es necesario investigar más embriones de fósiles para reforzar la hipótesis de que el comportamiento postural prenatal de las aves podría haberse originado en los terópodos no avianos.

De momento, continuarán estudiando con más detalle la anatomía interna de este espécimen, mediante el uso de diferentes técnicas de captación por imagen.

Fuente: SINC

Imagen de cabecera: La distintiva postura que adquiere un ave justo antes de salir del huevo se creía única de los pájaros. / Lida Xing