Cultura/Humanidades

El Juego de la Oca y el Camino de Santiago

El juego de la oca es un juego de mesa para dos o más jugadores. Cada jugador tira un dado y avanza su ficha (de acuerdo al número obtenido) por un tablero en forma de caracol con 63 casillas (o más), con dibujos. Dependiendo de la casilla en la que se caiga, se puede avanzar o por el contrario retroceder, y en algunas de ellas está indicado un castigo o un premio. En su turno cada jugador tira dos dados (o uno dependiendo de las distintas versiones) que le indican el número de casillas que debe avanzar. Gana el juego el primer jugador que llega a la casilla 63, «el jardín de la oca».

Hasta aquí nada que no supieses ya, pero seguro que no conocías la conexión que tiene este «juego» con el Camino de Santiago.

Así pues, se atribuye la invención del Juego de la Oca a la Orden de los Templarios, creada en Jerusalén en el año 1118. El total de 63 casillas de las que se compone el Juego de la Oca correspondían con los huecos de la concha de un Nautilus, que en sus orígenes era lo que se utilizaba como tablero. Tras las ocas, las posadas y los puentes dicen que puede ser que se encontrasen claves para los iniciados en la enigmática de la Orden de los Templarios. Cabe mencionar, que para los Templarios los dedos de las patas de la Oca simulan una horqueta de tres brazos o una «Y» y a su vez simbolizan una cruz particular y cristina. Se trata de una Cruz Templaria como la que podrás observar en Puente la Reina en el Camino de Santiago Francés.

El Tablero del Juego de la Oca realmente no existía, solamente se conocía su estructura que se dibujaba sobre una superficie, ya fuese arena, tierra, una pizarra, etc.

Unknown author, Public domain, via Wikimedia Commons https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/3/33/El_juego_de_la_Oca_-_Juan_Francisco_Piferrer_-_Barcelona.jpg
Unknown author, Public domain, via Wikimedia Commons https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/3/33/El_juego_de_la_Oca_-_Juan_Francisco_Piferrer_-_Barcelona.jpg

La forma cuadrangular del Tablero del Juego de la Oca tiene dibujada una espiral, forma de caracol, con 63 casillas de las cuales las primeras 32 imitan las 32 etapas del viaje de ida del Camino de Santiago. El viaje de regreso está representado por las casillas restantes de la número 33 a la número 63. Por lo tanto, se interpreta el Juego de la Oca como una guía de ida y vuelta del Camino de Santiago, es decir, una guía no escrita, sino simbólica. En aquel entonces asociaban los Símbolos del Juego de la Oca con las etapas de la Peregrinación a Santiago de Compostela. Su origen se relaciona con el Camino de las Estrellas, el Camino de las Ocas, la Orden del Temple, las Templarios y María Magdalena.

Las casillas con los números 6 y 12 son las Casillas de los Puentes, que simbolizan salvar los obstáculos. Cruzar un puente significa cruzar el muro que separa lo celestial de lo terrestre (humano). Por supuesto, cruzar el puente tiene un coste por la enseñanza recibida, se trata de una transición dura y que que descansar para continuar el Camino de Santiago, por este motivo se debe ir a la Casilla de la Posada (Casilla 36) que a su vez simboliza el descanso.

La Casilla de los Dados simboliza la suerte, conseguir un 9 y avanzar evitando la Casilla del Pozo de Bronce y la Casilla de la Calavera, que representa la muerte, es todo un éxito.

Caer en la Casilla del Pozo de Bronce simboliza el pecado y el perdón. Esta casilla se relaciona con la etapa 32 que va de Arzúa al Monte do Gozo. En el Monte do Gozo era el último lugar donde los Peregrinos podían pecar y, lo habitual, es que lavasen sus atuendos en el río Lavacolla como símbolo de limpieza espiritual para alcanzar Santiago de Compostela.

La Casilla del Laberinto te lleva a la Casilla 30, justo antes de la Casilla del Pozo y a punto de alcanzar la Casilla del Jardín de la Oca. Se representa el laberinto como la Torre de Babel: la confusión de caminos físicos, ideas e idiomas.

La Casilla de la Cárcel representa la desviación. Debes tener en cuenta las desviaciones religiosas veladas por la Inquisición y la Justicia aplicada por los diferentes reinos. Se supone que la cárcel se encuentra en León y por ello se supone que es el Parador Hostal de San Marcos, que en su momento fue Hospital de Peregrinos y cárcel.

La Casilla de la Calavera significa la muerte, por lo tanto el final del Camino de Santiago. La muerte al fin y al cabo supone la esperanza de resurrección. Se relaciona con la etapa 26 del Camino de Santiago que corresponde al tramo Vega de Valcarce–O Cebreiro.

El final del camino

Se debe alcanzar la Casilla del Jardín de la Oca, es decir, la Casilla de Santiago de Compostela con el número exacto. Sí, estamos hablando de la Gran Oca que guarda la sabiduría no escrita, iluminada y secreta. Por lo que lo podemos interpretar como el Final del Camino de Santiago de Compostela, el Jardín de la Sabiduría y el Nacimiento de un Iluminado.

Ahora ya estás al tanto del simbolismo de este «inocente» juego.

A partir de ahora, que cada vez que juegues al Juego de la Oca estarás «recorriendo» el Camino Francés del Camino de Santiago.

Fuente: Xacopedia y Wikipedia