Biosfera

Taytalura, el “padre” de los lagartos

El 15 de septiembre de 2001, mientras el mundo aún se sacudía después del atentado contra las Torres Gemelas en Nueva York, el paleontólogo Ricardo Martínez salió al campo. Lo hizo movido por la misma curiosidad con la que comienza cada campaña, cada vez que emprende camino hacia el Parque Provincial Ischigualasto en la provincia argentina de San Juan.

En este valle surrealista con formaciones geológicas que se asemejan a los paisajes de la Luna, se han encontrado los fósiles de algunos de los dinosaurios más antiguos hasta ahora hallados en todo el mundo como los restos de Eoraptor lunensis, un depredador de no más de 1,20 metros de largo considerado el “padre evolutivo” de los saurópodos, aquellos dinosaurios herbívoros gigantes de cuatro patas y cuello largo. Le siguieron otras grandes sorpresas como los restos de especies a las que bautizarían SanjuansaurusPanphagia y Eodromaeus, entre otros.

En aquella ocasión, una piedra llamó mucho la atención del paleontólogo; era un pequeño cráneo.

En un estudio publicado en la revista Nature, el investigador revela que se trata del cráneo completo y en buen estado de preservación de un reptil parecido a un lagarto de alrededor de 231 millones de años que arroja luz sobre los orígenes de las actuales serpientes, lagartijas y tuátaras.

Lo llamaron Taytalura, de las palabras “tayta” o “padre” en idioma quechua y “lura”, lagarto en idioma Kakán, hablado por los diaguitas, del noroeste argentino. Es decir, el “padre de los lagartos”.

Miles de especies y un enigma

Con más de 11.000 especies distintas, los lagartos, serpientes y tuátaras –aquellos reptiles longevos y con visión nocturna que habitan en Nueva Zelanda– comprenden uno de los órdenes más grandes de vertebrados terrestres del planeta en la actualidad.

Se han adaptado a una gran diversidad de hábitats y varían en tamaño desde pitones de ocho metros de largo hasta camaleones más pequeños que la goma de borrar de un lápiz.

El número de especies de este orden de reptiles, es decir, los lepidosaurios, es casi tan alto como el de las aves y mucho mayor que el de los mamíferos; sin embargo, su origen es relativamente poco conocido.

Lo que sí se sabe es que mucho antes de que los dinosaurios se adueñaran de los ecosistemas terrestres, los lepidosaurios –literalmente “reptiles con escamas”– ya estaban poblando el antiguo supercontinente de Pangea desde su aparición hace unos 250 millones de años, cuando los seres vivos empezaban a reponerse de uno de los episodios de extinción más terribles. Fue en la transición del Pérmico al Triásico, que mató a alrededor del 96 % de las especies del planeta.

El misterio de su evolución temprana radica en que el registro fósil de los primeros lepidosaurios es escaso y fragmentario, lo que dificulta una clasificación precisa. Además, la mayoría de los fósiles han sido hallados en el hemisferio norte. Por ejemplo, uno de los ejemplares más antiguos, llamado Megachirella wachtleri, vivió hace más de 240 millones de años en lo que hoy es Italia.

El descubrimiento de Taytalura en Argentina viene ahora a aclarar el panorama al ser el lepidosaurio más antiguo encontrado en América del Sur. Esto sugiere que los lepidosaurios pudieron haber migrado a través de regiones geográficas muy distantes al principio de su historia evolutiva.

El cráneo articulado de este reptil primitivo es pequeño –mide solo 3 cm–, pero es excepcional: está completo y se ha preservado tridimensionalmente, algo inusual en este tipo de fósiles tan pequeños y frágiles.

Está ampliado hacia atrás como el de un camaleón, posee grandes órbitas y los huesos están adornados con huecos pequeños.

La historia de los primeros lepidosaurios hasta ahora solo había sido contada a partir de fósiles hallados en Europa. En ese momento, los continentes formaban una sola masa continental, Pangea, con extensos desiertos. Por lo que es entendible que haya también registros en estas latitudes: la evolución del grupo no solo ocurrió en el hemisferio norte.

Bajo la sombra de carnívoros

Los investigadores estiman que Taytalura debe haber medido unos 15 centímetros de largo, más o menos como una lagartija actual. Los dientes pequeños y las mandíbulas ligeras sugieren que el animal se alimentaba de pequeños insectos como escarabajos, en una época en la que en la zona abundaban helechos, coníferas y plantas con semillas.

Martínez encontró el fósil en un sector del Parque Provincial Ischigualasto llamado “Cancha de Bochas” –caracterizado por rocas sedimentarias con forma de bolas de cañón–, en la misma zona donde en los años 50 fueron recolectados los restos del HerrerasaurusTaytalura habría convivido con esta especie de dinosaurios carnívoros, moviéndose velozmente incluso bajo la sombra de otros enormes animales de cuatro patas lejanamente emparentados con los actuales cocodrilos: los rauisuquios.

En sus más de 250 millones de años de existencia, los lepidosaurios han mostrado una gran plasticidad evolutiva. Han sobrevivido a tres de las cinco grandes extinciones masivas en la historia de la Tierra y, gracias a increíbles cambios morfológicos, con el tiempo aprendieron a nadar, a planear para cazar insectos, a generar venenos y a mimetizarse con el entorno. Incluso pueden correr sobre el agua.

Al reconstruir con precisión su larga historia evolutiva, es posible que se pueda contar con mucho más detalle cómo sobrevivieron y florecieron con éxito en períodos críticos de cambio ambiental en el pasado de nuestro planeta.

Hoy la mayoría de los lepidosaurios posee un tamaño modesto. Pero su número y diversidad los convierten en componentes fundamentales de los ecosistemas terrestres. Taytalura nos muestra que tanto las lagartijas como los tuátaras son el resultado de varias modificaciones a lo largo de la evolución.

Conocer más sobre la historia evolutiva de estos animales ayuda a comprender mejor cómo surgió su gran diversidad actual y cómo podemos protegerla, en especial ante la emergencia climática que vivimos.

Fuente: SINC

Imagen de cabecera: Reconstrucción de Taytalura, que significa padre de los lagartos. / Jorge Blanco, 2021