Biosfera

Las abejas con cerebros más grandes tienen más capacidad de aprendizaje.

Imagina una abeja encerrada en un tubo de cristal, en cuyo extremo hay dos tiras de cartón pintadas con dos colores que distingue muy bien: una azul empapada en azúcar y otra amarilla con agua. ¿Sabrá el insecto asociar el color con la recompensa? ¿Y si cambiamos de especie, aprenderá igual?

En aves y primates ya se había confirmado que las especies con un cerebro más grande son más listas, aprenden mejor. Ahora, investigadores del centro CREAF y la Estación Biológica de Doñana del CSIC han demostrado por primera vez con este experimento que esa teoría también se cumple en las abejas: las especies con cerebros más grandes, tanto en términos absolutos como relativos al tamaño del cuerpo, tienen más capacidad de aprendizaje.

Se realizó siete veces el test, cambiando de posición las tiras con cada uno de las 120 abejas recolectadas, en campos y jardines de Andalucía, para que así aprendieran a relacionar color con premio.

De las 16 especies diferentes de abejas utilizadas, descubrió que la mayoría  aprenden a asociar un color con una recompensa, pero, las que tienen cerebros más grandes lo hacen mejor que las que presentan cerebros más pequeños.

El estudio, publicado en la revista Royal Society Open Science ayuda a predecir qué especies de abejas son capaces de adaptarse a un ambiente cada vez más urbanizado o cambiante.

Según los autores, confirmar que se cumple la teoría en invertebrados es un paso muy importante.  “Aunque su cerebro es más pequeño y más simple que el de los vertebrados, sabemos que existe una enorme variación de tamaño entre las especies y que esto puede influir mucho en su capacidad de adaptación a los cambios ambientales”, comenta Collado.

La universidad de la calle

Existen más de 20.000 especies de abejas en todo el mundo, pero no todas responden de igual manera a las presiones medioambientales. Mientras que algunas están reduciendo sus poblaciones drásticamente, otras prosperan en ecosistemas humanizados.

¿Tiene el tamaño del cerebro algo que ver en estas diferencias de adaptación? Si las abejas con cerebros más grandes son las que tienen más habilidades cognitivas, sabemos que serán las que mejor se adapten a la urbanización o a otras condiciones cambiantes.

Invertir en tejido cerebral es costoso, por lo que solo tiene sentido cuando reporta un beneficio. Estudios anteriores ya confirmaron que las especies que requieren una mayor demanda cognitiva, como las abejas especializadas que necesitan localizar recursos florales particulares, han evolucionado hasta adquirir cerebros más grandes.

Todavía queda mucho por saber, tan solo estamos empezando a entender la enorme capacidad que tienen los pequeños cerebros de las abejas.

Fuente: SINC